sábado , diciembre 16 2017
Inicio / Internet / Qué es el buenismo y por qué triunfa en redes sociales y WhatsApp

Qué es el buenismo y por qué triunfa en redes sociales y WhatsApp

Es probable que hayas oído hablar en alguna ocasión de la palabra “buenismo”, en realidad es un término que se ha puesto muy de moda en los últimos años en España gracias al gobierno de José Luis Rodriguez Zapatero y a todos los que han venido después y han seguido su estela, llegando al culmen con partidos políticos como Podemos o la nueva Izquierda Unida. A pesar de que a los que sufren de buenismo no les gusta reconocerlo, el buenismo está totalmente relacionado con el sentimiento de culpa, que es la base sobre la que se sustenta el cristianismo. Generalmente los buenistas son personas que han sido criadas dentro de un ambiente católico y toda su cultura  está relacionada con ello. Su buenismo surge como una forma de rebeldía similar al de los adolescentes que se revelan contra las normas impuestas por sus padres a una edad temprana.

El buenista: un superficial y enfermo mental

En primer lugar cabe señalar que el buenista es una persona con muchas frustraciones ocultas, es carne de psiquiatra. En ocasiones el buenista es consciente de llevar una mejor vida material que otras personas desfavorecidas, y para mitigar su sentimiento de culpa realiza acciones altruistas como donar dinero para ONGs, recoger alimentos o simplemente mantener conversaciones buenistas a través de las redes sociales. El problema de estas acciones es que no son legítimas ni sinceras, sino de cara a la galería, tampoco suelen perdurar demasiado en el tiempo si no obtiene algún tipo de recompensa egoista-moral por ellas. El buenista se preocupa en todo momento de darle publicidad a sus acciones para así buscar diferenciarse de los demás no buenistas proyectando una imagen sobre si mismo que es la que le gustaría que los demás percibieran, aunque en ningún momento es la real. En función del grado de buenismo adquirido por el individuo, es probable que el buenista ni sea consciente de que lo es, ya que llegado el momento la abducción llega a ser comparable a la que podría ejercer una secta. Si el buenista se mueve en un entorno de buenistas (lo que suele ser común) se retroalimenta del buenismo de otras personas, viviendo todos en un mismo y falso universo de medias verdades e hipocresía.

humor buenista

Como decía al principio, el buenista es una persona frustrada, con claros traumas personales que no consigue superar de ningún modo, es una persona mentalmente desequilibrada y que intenta en todo momento dejar patente que está en la cresta de la ola de todo lo políticamente correcto. El buenista no es capaz de pensar por sí mismo, busca el refugio en la turba de que está bien. No suele actuar solo y cuando lo hace y entra en discusión, a menudo pierde los papeles con facilidad y recurre a tópicos del tipo: facha, franquista, de derechas, etc.

Realmente al buenista no le importa ayudar a los demás, solamente le importa ayudarse a sí mismo, agrandar su propio ego. Desgraciadamente, para este tipo de personas, la frustración es tal que la pirámide de entra en bucle con el tercer y cuarto escalón y nunca es capaz de llegar a la autorealización.

WhatsApp, Twitter, Instagram y Facebook, los aliados del buenismo

La mayoría de personas que han caído en las garras del buenismo eran personas normales antes de la era de las redes sociales. Entraron en ella siendo unos perfectos analfabetos tecnológicos y un buen día pusieron en sus manos un teléfono móvil desde el que era sencillo acceder a redes sociales, ya que los mismos están diseñados para que personas simples sean capaces de acceder a estos servicios.

Las redes sociales no son más que una proyección de nosotros mismos. Muchas personas han llegado al punto de compartir fotos íntimas de lo que hacen o dejan de hacer, dejando siquiera de disfrutar de un supuesto momento de felicidad por subir a su red social favorita un supuesto momento feliz.

Los buenistas siempre intentan quedar bien en las redes sociales y ser todo lo políticamente correctos que puedan, es así como comparten otras publicaciones de índole buenista sobre temas que en realidad no les importan ni lo más mínimo, pero que ellos creen que sirven para proyectar esa imagen que buscan. Así no es difícil verlos defendiendo conductas delincuenciales o poco éticas siempre que el fin justifique los medios.

buenismo en redes sociales

Es curioso ver a buenistas debatir apasionadamente sobre ciertos temas en Twitter y al mismo tiempo verles compartir fotos en otras redes sociales profundamente superficiales como Instagram, fotos de su aspecto físico, de lo bien que les va en la vida o de lo felices que son. Necesitan demostrarle al mundo que ellos son los más felices, demostrar que son diferentes, demostrar que al fin y al cabo son mejores que los demás. Esto me lleva a hacer otro paralelismo con Disney, concretamente con la madrastra de Blancanieves, donde el espejo es su red social.

En WhatsApp los buenistas más ignorantes suelen ser los autores de los molestos reenvíos de las clásicas cadenas de texto o HOAX, ni se lo piensan dos veces a la hora de verificar si con enviar cuatro mensajes van a ayudar a curar el cáncer en todo el universo o si Macaco lleva cinco años cobrando por el mismo vídeo de YouTube para sacar 5 céntimos por visualización para los pobres niños de la planta de no sé donde.

Nuevamente volvemos a ver en este punto la necesidad de revelarse y la contradicción, ya que la mayoría de buenistas suelen responder positivamente ante ideas atribuidas a la izquierda política, generalmente de la izquierda sudamericana, a la que a veces cuesta bastante identificar como garante de derechos, pero al mismo tiempo no son capaces de escapar del capitalismo y la superficialidad que nos invade desde Estados Unidos. Esta forma de actuar les lleva a una profunda contracción entre la imagen proyectada y como son en realidad.

El buenista y el timo de la estampita

Siguiendo con el asunto de los buenistas y la ignorancia, estas personas se creen superiores en pensamiento a los demás, pero al mismo tiempo necesitan en todo momento estar reafirmando esa superioridad intelectual y moral.

En realidad un buenista es un perfecto hipócrita consigo mismo y con los demás. Con respecto a los más favorecidos, el buenista da por hecho que estas personas son inferiores en el sentido más amplio de la palabra. El buenista es racista por naturaleza ya que cree que otras culturas como la musulmana son inferiores a la occidental, esto le lleva a caer en la compasión sistemática hacia este tipo de colectivos. Un buenista diferencia entre si una acción la realiza por ejemplo un musulmán o una persona de etnia gitana o una persona a la que considera un igual, nunca sería igual de crítico que con un occidental aunque los hechos fuesen los mismos.

Lo que el buenista ignora es que entre las personas de esos colectivos desfavorecidos hay individuos que son mucho más inteligentes que él y que se van a aprovechar de su forma de actuar en su beneficio tirando de clichés como el racismo, la discriminación, etc. Esto nos lleva al título de este apartado, donde es el timador quien al final sale timado. En las ocasiones en las que esto sucede el buenista se convierte en el peor de los racistas, revelando al mundo su verdadero carácter y forma de pensar.

el lobo y las ovejas
El lobo entre las ovejas.

Conclusión

Piensa por ti mismo y no caigas en las garras de lo políticamente correcto, no eres un lemming, eres una persona dotada de intelecto y con capacidad de raciocinio, busca su propia felicidad para poder proyectar felicidad verdadera sobre los demás.

Ahora que están tan de moda las series, y el buenista, como siempre quiere estar a la última seguramente verá todas las que pueda para estar en la onda, existe una serie muy recomendable donde se ven plasmadas algunas de las ideas y conclusiones plasmadas en este texto, se llama Black Mirror y está disponible en Netflix.

Para finalizar dejo un video muy interesante sobre el buenismo y los buenistas.

Parental Advisor: El vídeo no es apto para buenistas que no estén dispuestos a salir de su secta y abandonar Matrix.

Soulaimane

Soulaimane

Inversor, Webmaster, Community Manager y apasionado por el Internet, tengo 8 años sumergido en el mundo del Software Libre, especializándome en el uso del Software Libre en las Empresas. La Libertad del Código es directamente proporcional al Crecimiento de una Organización.

More Posts

Comprueba también

forma segura por Internet

Cómo comprar de forma segura por Internet

El Ecommerce o comercio electrónico se ha vuelto muy popular en los últimos años y …

Deja un comentario